70 años de orgullo tecnológico

670

Un día como hoy, 19 de agosto, pero de 1948, por ley 13229 del Congreso de la nación Argentina se creó la Universidad Obrera Nacional (UON), referencia de nuestra actual Universidad Tecnológica Nacional. La UON se pensó como la Tercera Etapa de los Ciclos de Formación Técnica dependientes de la Comisión Nacional de Aprendizaje y Orientación Profesional, organismo encargado de regular la formación de los jóvenes vinculados con las fábricas.

Los principales objetivos para su creación fueron permitir la capacitación de los obreros; contribuir a la industrialización del país; proveer la enseñanza técnica a través de docentes formados en la experiencia del taller y de los problemas que del sector; la organización, dirección y fomento de la industria, en atención de los intereses nacionales.

Sin lugar a dudas en el planteo de la época se puso al obrero como sujeto pedagógico privilegiado, y considerando por tanto que la educación alcanzaría a una población heterogénea se propuso una organización curricular novedosa con una importante carga horaria para la formación práctica.

Ya todos acordamos sobre la visión de quienes se animaron a llevar adelante este proyecto y vincularlo al proyecto económico, social e industrial de ese momento de la historia nacional.

Este presente nos encuentra nuevamente sosteniendo la importancia del aporte de las Universidades y de la UTN en particular para el desarrollo del país. Nuestra Universidad es la que forma casi el 50% de los profesionales de la ingeniería.

Debemos acompañar la lucha de nuestros trabajadores docentes, investigadores y no docentes por proteger su salario del deterioro producido por la inflación, y hacer entender a la sociedad que sin un Estado presente que se haga cargo de su responsabilidad, como lo es hacer efectivo el acceso a la educación superior pública y de calidad, las próximas generaciones y la Argentina no tendrán futuro.

También debemos ser conscientes de las deudas internas. Sin una profunda acción de reparación de los errores del pasado, si nuestra organización sigue en la senda de los excesivos mecanismos burocráticos, si los mezquinos intereses sectarios de algunos pocos a los que no les interesa lo que sucede en nuestras aulas y en nuestros laboratorios siguen siendo los que determinan el rumbo, no asumimos nuestra propia responsabilidad y condenamos a la UTN a una nueva frustración.

Aún cuando el contexto no sea el más favorable, creo que es posible revertirlo si hombres y mujeres de bien nos comprometemos con trabajo, con esfuerzo y sin otras ambiciones más que el crecimiento de esta universidad, si entendemos sus objetivos fundacionales y sabemos proyectarlos al presente y a futuro. Si esta generación es capaz de entender que estamos en un punto de inflexión de la historia propia, hay UTN por muchos años más. Orgullosamente tecnológico, digo: felices 70 años de vida Universidad Tecnológica Nacional.

Alejandro Daniel Carrere
Decano UTN Regional Paraná
19 de agosto de 2018