Una mujer al frente del Departamento Civil

0
639

Susana Facendini fue elegida por unanimidad en el Departamento de Civil de la UTN Paraná, luego de la dimisión de Daniel Avellaneda al cargo de Director. De extensa trayectoria en esta casa de estudios, Facendini es la primera mujer en dirigir el área. Un repaso por la elección de sus caminos y la visión de la tarea por delante.

Ya la elección de ingeniería como apuesta a su futuro profesional tenía menos aliento que una serie de dudas y objeciones por parte de sus padres. Ingeniería, al filo de los 70’, no parecía un gran plan para una mujer. En realidad Susana Facendini hubiese querido optar por estudiar Astronomía en La Plata, pero las condiciones no estaban dadas y eligió ingeniería en bioinstrumentación en la Universidad Nacional de Entre Ríos, tal vez el antecedente más ajustado a la carrera de bioingeniería que se dicta hoy.

El primer año aprobó todas las materias en un ingreso impecable. Pero era el año 1979 y el gobierno de facto resolvió de buenas a primeras dar de baja las carreras de ingeniería de la UNER. Aún en el clima de terror de esos años, los estudiantes se organizaron para formular su reclamo y Facendini se involucró en la cruzada, pero de ningún modo lograron mover un centímetro la decisión tomada.

Al año siguiente se inscribió en la UTN Paraná para seguir ingeniería en Construcciones. En la misma temporada, esta casa de estudios abría la carrera de electromecánica para absorber parte de la matrícula suelta que había dejado el cierre en la UNER.

Construcciones, claro, tampoco era territorio de mujeres. Apenas si rozaban el 20% del total de los estudiantes de la carrera. Una clara minoría.

“Mayoritariamente siempre fue un ambiente de varones”, dice Facendini y recuerda que en los primeros años de profesión resultaba un tanto dificultoso dirigir la carrera hacia el sentido que ella se había propuesto.

“Trabajaba en una empresa y me interesaba dirección de obra, pero mis jefes no estaban de acuerdo, no veían a una mujer en ese rol y preferían que trabajara en la oficina técnica. Me despeñé allí, estuve a cargo incluso, pero a mí me interesaba hacer obra”.

Finalmente Susana se salió con la suya. “Los convencí y me dieron obras, hice por lo menos tres, costaba el arranque, no existían muchos antecedentes, no había muchas mujeres que se dedicaran a hacer ese trabajo”.

No solo dirigió obras sino que organizó, junto a algunos socios, su propia empresa constructora y también avanzó en su faceta académica donde completó la Especialización de Higiene y Seguridad del Trabajo. Se desempeñó en el sector privado en esa área.

“Empecé a dar clases en el 95´. Mi idea era consolidarme profesionalmente y después dedicarme a enseñar. Arranqué con Construcciones metálicas y de madera. Después de unos años, tomé Organización y conducción de obra, que es lo que más me gusta y lo que doy hasta el día de hoy”, señala Susana.

La militancia universitaria comenzó el día del cierre de las ingenierías de UNER, pero siguió de modo ininterrumpido. Fue delegada en el 82´antes de la vuelta de la Democracia y participó del primer centro de estudiantes que se organizó en Paraná, en la UTN, durante el inicio de la primavera alfonsinista. Fue consejera estudiante en el Consejo normalizador del 83, luego consejera graduada y más tarde pasó a trabajar por la universidad desde el claustro docente.

“Mi expectativa hoy es desempeñar bien el cargo, no fue algo que haya programado, había un director a cargo. Cuando Daniel presenta la renuncia algunos docentes me proponen ser la directora y ahí lo empecé e pensar”, dice Susana y reconoce que “la satisfacción más importante es que me hayan elegido por unanimidad y desde los distintos espacios políticos”.

Ella tiene muy en claro que en el rol que acaba de asumir es primordial “velar por la calidad académica de la enseñanza, hacer cumplir los reglamentos académicos vigentes y darle un marco al trabajo docente y a la tarea de los alumnos”.

La mujer que mucho antes de ser ingeniera miraba el cielo pensando descifrar algún misterio del cosmos y que integró la primera Asociación Astronómica de Entre Ríos, hoy con una vasta experiencia en la academia y en eso de ganar lugares que parecían exclusivo de varones, ya está a cargo y en marcha. Susana Facendini marca hoy un hito en el Departamento de Civil, el futuro diría como sigue la historia.