Mario Spector: “Un ingeniero no puede tener miedo”

1002

Se graduó en mecánica, es docente en la UTN de Paraná hace 25 años y jefe del Laboratorio de Metalografía y Materiales para control de prótesis. Spector habló sobre una de sus investigaciones más trascendentales y sobre su postura acerca de la educación. Aseguró que busca formar profesionales superadores enseñando de la práctica a la teoría.

-¿Cómo comenzaste los trabajos de investigación en prótesis?

-Una vez vino un abogado a traer una prótesis que estaba rota al laboratorio y quería saber si la falla era del material mismo. Así comencé a darme cuenta del problema social que se genera cuando las piezas son defectuosas y descubrí la relación que tienen con las infecciones que sufren los pacientes. Con la investigación demostramos que las placas que tenían fallas en la superficie protegían y conducían a las bacterias, y además resistían el antibiótico. Es un problema social bastante serio.

-¿Qué implica el problema?

-Si una prótesis no se puede desinfectar significa que hay que sacarla y eso requiere aproximadamente tres cirugías. Para las personas es un sufrimiento económico, social y fundamentalmente humano. Con un mayor control y con piezas mejor fabricadas, se reducirían muchísimo los pacientes que sufren dolores, mala calidad de vida, soledad y hasta pobreza.

-¿Qué impacto tuvieron los descubrimientos?

-Además de publicar la investigación, pedimos que las normativas sean más rigurosas con la inspección de las prótesis, porque la norma exige una inspección ocular, pero nosotros la hacemos con un microscopio. Por otro lado, se impuso más rigurosidad en el control y por eso mandé a los propios fabricantes los requerimientos para hacerlas de forma correcta. Eso me generó algunas discusiones porque ninguno quería cambiarlas, ellos vendían y les iba bien igual. Salvo una sola empresa que accedió, hizo las modificaciones e incluso fui a revisarlas muchas veces.

 

El laboratorio que dirige el ingeniero Spector es el primero que se dedica exclusivamente al control de calidad y ensayos de prótesis en el país. La investigación fue realizada en conjunto con el Hospital San Martín y la Facultad de Bioquímica de la Universidad Nacional del Litoral.

Spector aclara que la intención es especializarse en prótesis de acero inoxidable ya que son las más utilizadas en hospitales. En ese sentido explica que “se debe a una razón social porque las afectadas son las clases sociales que no tienen acceso a pagar otras más caras, como las de titanio”.

-¿Cómo trabajan en el Laboratorio?

-Me ayudan dos jefes de trabajos prácticos con los trabajos a terceros, en investigación y en la parte didáctica. Yo tengo la norma en el laboratorio de que en primer lugar se enseña. Si no hay alumnos, se hacen trabajos para terceros. Si no se investiga. Y si no se puede, hay que estudiar. Siempre estamos atrasados con el conocimiento, siempre hay algo que leer. En ese sentido es que vengo desarrollando un sistema de educación hace seis años que se llama “Enseñando de la practica a la teoría”.

-¿En qué consiste?

-Si vas al diccionario, teoría significa algo así como un conjunto de postulados para explicar un suceso. Es decir, no existe teoría sin suceso. Usar el aula para explicar la teoría sola es burdo porque no hay qué explicar. Con este sistema el alumno empieza a estudiar en el laboratorio, trabaja sin saber lo que está haciendo y después en el aula se lo explica. Para esa altura, alumno y profesor están a la misma altura, ambos saben de qué hablan. Además, para enfrentarme a la tecnología que atrae la atención de los jóvenes, hay algo más poderoso, que es la curiosidad. En los prácticos se les despierta la curiosidad y aprenden lo necesario para después estudiar en sus casas. Porque transferirles información para que después la repitan en el examen, es no enseñar nada, es primitivo. Este sistema elimina el miedo y les construye una autoestima segura, porque el ingeniero no puede tener miedo, sino seguridad.

-¿A qué te referís con buena autoestima?

-La mayor satisfacción que puede tener alguien es el logro personal. Cuando hacés algo por lo que te esforzaste y estudiaste, aumenta la autoestima. Más aún si está relacionado a la ingeniería porque se trata de estar continuamente enfrentando problemas nuevos. El deber es investigar, generar soluciones y fracasar hasta lograr una solución. Ahora bien, si tiene autoestima baja, seguro que no puede ni siquiera enfrentar el primer obstáculo. Aquellos son ingenieros sólo porque se recibieron, pero yo quiero formar profesionales excelentes, muy categorizados, superadores en todo, a los que le llamo de primera línea, calibre.

Spector es docente de Conocimiento de materiales y da clases en la UTN de Paraná hace 25 años. También da clases en nivel secundario, dónde comenzó la aplicación de su sistema de enseñanza hace ocho años. Afirma que “el estudio tiene que ser continuo”, y por eso actualmente está haciendo su tesis del doctorado. Además está llevando a cabo una investigación con el fin de generar un apósito eléctrico que desinfecte heridas sin utilizar antibióticos.

-¿Qué mensaje te gustaría dejarles a los estudiantes?

-Un ingeniero no debe dar un paso sin medir las consecuencias, no avanza si no puede volver atrás, no agarra algo caliente sin guantes. Tienen que saber que se van a enfrentar continuamente a problemas y una falta de seguridad les va a tirar abajo la carrera. Si se equivocan y se dicen a sí mismo que fracasaron, en realidad es mentira, porque lo que pasó es que aún no lo pudieron resolver. Hay que analizarlo y volver a intentar. El fracaso no es algo malo, sino que es una forma que nos puso Dios en la vida para enfrentar un problema, resolverlo y entrar en un nivel superior.

Por Elizabeth Maier