Las palabras del decano

0
197

El decano de la UTN Paraná, Alejandro Carrere, hizo uso de la palabra en un discurso dirigido en buena parte a los egresados, pero también a todos los integrantes de la universidad, realizando a su vez un balance del año de trabajo y valorando los esfuerzos de la UTN “para seguir cumpliendo nuestra misión a pesar de la coyuntura”.

 

Nuevamente y por 36º vez damos el reconocimiento a quienes son nuestro orgullo, los noveles profesionales que se gradúan en la Facultad Regional Paraná de la UTN.

Sin duda que es una ocasión muy especial. Hay una gran carga emotiva. Es como el artista que pinta o el escultor, cuando terminan una obra de arte. Este es el logro. Quienes ejercemos funciones de conducción, administrativas y docentes, nos hemos dedicado con pasión para hacer la mejor obra de arte, que sean a partir de hoy muy buenos y destacadas en sus profesiones.

Además de los logros académicos, de la formación disciplinar y humana que adquirieron, en este proceso seguramente han logrado conocerse más a ustedes en sus fortalezas y sus debilidades. Este reconocimiento debe servirles para seguir creciendo en todos los aspectos de la vida y mejorar esa obra de arte en permanente construcción.

Han transitado su etapa de formación por la Universidad Pública y gratuita. Y quiero expresar una serie de cuestiones, ya que estamos en períodos de conmemoración. El año pasado, el centenario de la reforma universitaria; este 2019, se cumplen 70 años de la gratuidad del sistema de educación superior.

“La educación superior es un bien público, un derecho humano universal y un deber de los Estados”. Así lo expresa la declaración final de la III Conferencia Regional de Educación Superior de América Latina y el Caribe (CRES), de junio del 2018, documento que este Decano como miembro del Consejo Superior de la Universidad solicitó incorporar como texto fundamental para el planeamiento en la UTN.

Y defendemos, permítanme el plural, la Universidad pública porque es un derecho, no un servicio, no un bien transable, nunca un privilegio. Es importante manifestar que es un derecho individual: es el derecho que tienen todos los ciudadanos de acceder, de estudiar, de aprender y de recibirse en una institución de nivel superior; y además es un derecho colectivo, un “derecho del pueblo”, expresan algunos autores, y… así lo comparto. Esto tiene una trascendencia enorme, porque la Universidad donde enseñamos, investigamos y producimos conocimiento debe ser entendida y diseñada como institución impulsora en la solución de problemas relevantes para la sociedad en la que está inserta.

En un mundo en el que hablamos cada vez más de la Sociedad del Conocimiento resulta fundamental levantar la idea de la gratuidad universitaria. Esa política de estado caló tan hondo que transformó profundamente el sistema universitario cuando se universalizó hace 70 años permitiendo el ingreso de amplios sectores sociales antes postergados.

En el contexto actual de profundas desigualdades, la gratuidad es una de las características que le da mayor vitalidad al sistema universitario y permite- debido a la formación de más ciudadanos y ciudadanos calificados – el diseño de propuestas para el desarrollo del país, en tanto exista proyecto político que lo tenga como objetivo. Es una herramienta que permite transformar expectativas individuales en impactos sobre la realidad social.

Sigamos haciendo todos los esfuerzos necesarios que las generaciones venideras tengan esta tan valiosa oportunidad.

En esta cita también corresponde dar cuenta y compartir el trabajo de la comunidad universitaria de la Facultad. Trabajo que da sus frutos, porque ciertamente la institución avanza y consolida su prestigiosa presencia en nuestra ciudad y en la región.

Se ha continuado a lo largo de este año con el programa de capacitación docente, por el que ha pasado más del 60% de quienes desempeñan la tarea de formación en las aulas y los laboratorios. Y esto ha sido acompañado por una inversión importante en recursos tecnológicos y digitales, así como de mobiliario de aulas, los que, tanto el profesorado como estudiantes tienen disponibles para la labor diaria: conectividad a internet, acceso a bibliotecas digitales de normas y catálogos científicos, mejoras en la gestión de solicitud y disposición de herramientas digitales, equipamiento informático y software.

Adherimos como institución al Club de Emprendedores de Paraná, entendiendo que el espacio colaborativo que se genera en ese ámbito es fundamental para fomentar la innovación, la incubación y la generación de nuevos emprendimientos, tan necesarios para desarrollo económico local. A él pueden acceder estudiantes, egresados y docentes de la Facultad.

Se ha gestionado el inicio de nuevas carreras. Así, en el ámbito del posgrado se dictará la Especialización en Ingeniería Gerencial.

La Maestría en Minería de Datos, de reciente creación y la de mayor demanda en nuestra regional, está siendo evaluada por la CONEAU.

En unas semanas más estaremos presentando para su autorización, la creación de la Maestría en Energías Renovables, porque entendemos de fundamental importancia formar a los profesionales en este campo disciplinar.

En el mes de agosto se comenzó el dictado de la Licenciatura en Administración y Gestión en Instituciones de Educación Superior, carrera que tiene como destinatarios a nuestros no docentes; esta gestión honra su compromiso en cuanto a la posibilidad de acceso a la formación para estos compañeros cuya función es fundamental en el quehacer de la UTN.

Seguimos fomentando el crecimiento de los recursos humanos que se desempeñan en las áreas de investigación: este año hemos duplicado el número de estudiantes becados en proyectos. Creemos en su capacidad, en su talento y en el aporte que las alumnas y los alumnos hacen. Entendemos que en este semillero, en las bases, en primer escalón del sistema, están las claves para pensar el futuro de la ciencia, la tecnología y la innovación. Y para sostener esta política, la Facultad tomó decisiones y seguirá en esa línea: además de aquello que aporta el propio sistema de la Universidad, sumamos becas de investigación que son financiadas con recursos propios.

De igual manera se ha generado un sistema de becas para que docentes de la Facultad puedan perfeccionarse en nuestros posgrados. Es un objetivo, en materia de recursos humanos, que el cuerpo docente posea formación de posgrado, y en este sentido la institución se asume en el rol de facilitadora.

En lo que refiere a la extensión ha sido particularmente un período de mucha actividad: se brindan capacitaciones disciplinares, pensando en quienes se han graduado en nuestra casa, conferencias de actualización técnica que complementan el acceso al conocimiento de estudiantes, ciclos de formación técnica y profesional, así como en idiomas, dirigidos a la comunidad en general. Estas actividades, sumadas a las propiamente académicas hacen que la Facultad esté abierta 6 días de la semana durante toda la jornada. Quiero además compartirles, la enorme alegría que no da el hecho de poder llevar las actividades de extensión, fuera de los límites del edificio de calle Almafuerte: estamos presentes en salones escolares o instalaciones municipales de algunos pueblos y ciudades de nuestra provincia, llevando nuestro símbolo – la araña de la UTN – con nuestra gente. Este es el resultado de las acciones de vinculación que se tienen con el gobierno provincial, con los gobiernos locales, con las empresas, con las asociaciones profesionales.

Cumplimos además con nuestra función social. Se ha promovidouna convocatoria para seleccionar proyectos de extensión de interés social. A través de esta iniciativa, cuyos ejecutores son docentes, graduados y estudiantes de la Facultad estamos asumiendo que el conocimiento no es sólo lo que se genera en los laboratorios y se transmite en las aulas, sino que consideramos a esas instituciones, organizaciones y ciudadanos como sujetos activos de procesos de producción de conocimiento. De esta manera tres proyectos van a trabajar sobre la educación ambiental, prácticas sustentables, y técnicas de autoconstrucción. Ciertamente que algunas soluciones, tiene esta Facultad para hacer y decir con relación a las problemáticas de nuestro medio y sobre lo que pensamos del desarrollo de nuestra región.

Quiero también destacar las acciones que se realizan en el marco de programas de vinculación con las escuelas secundarias. Estas experiencias permiten que docentes de UTN Paraná realicen valiosísimos intercambios sobre las cuestiones relativas a las disciplinas comunes y en el campo de lo pedagógico. Como además llegamos con propuestas a los chicos y las chicas del nivel medio, para que descubran la ingeniería, ello resulta en que aumente nuestra matrícula. Así, en este 2019 la misma se incrementó un 15% respecto del año 2018. Y es un dato alentador, en momentos en que muchas carreras decrecen en el ingreso en nuestro medio.

Todos los que estamos en esta sala sabemos sobre las dificultades que atraviesa el país, que obviamente repercuten en nuestra Universidad. Pero toda nuestra organización se compromete todos los días para que la Universidad Tecnológica Nacional siga mantenido su prestigio como formadora de primer nivel en disciplinas científico-tecnológicas. Y por eso, a pesar de la coyuntura, podemos sentirnos orgullosos de seguir cumpliendo nuestra misión.

Esa misión, fija como una de sus metas que estén aquí técnicos, técnicas, ingenieros, ingenieras, quienes alcanzaron el posgrado.

Hace un momento han juraron. Lo hicieron según distintas fórmulas. Pero hubo algunos juramentos comunes. Por la ética profesional, por honrar a la Universidad Tecnológica Nacional que le confiere sus títulos.

No pretendo de ninguna manera hacer una exposición sobre la ética profesional, sólo alguna reflexión en ocasión de este acto. Heredamos un sistema de normas, de conductas a practicar que se inscriben en concepciones sobre lo que está bien y lo que está mal. Si, en el ejercicio de la libertad que tenemos como seres humanos, elegimos un camino, una opción, ese marco de referencia del campo de la ética dirá si es aceptable o no. En el campo profesional, la ética modela la interacción entre quienes se gradúan en una determinada carrera y la sociedad. Egresados, egresadas, entiendo que la valoración en este sentido se relaciona con el impacto de las decisiones que tomen. Si va a beneficiarse o a perjudicarse a la sociedad y a la humanidad en general con sus resultados.

Se han formado a lo largo de estos años. Ese conjunto de conocimientos, de competencias, debe permitirles pensar, idear, proyectar, construir, certificar, dirigir, crear…. De lo que trata justamente la ingeniería y las disciplinas afines, es de crear soluciones para hacer más confortable la vida de las sociedades: de construir los espacios que habitamos, las rutas que nos permiten desplazarnos, los medios y herramientas que nos permitan comunicarnos, de los vehículos que permitan desplazarnos, de hacer más eficientes los procesos de producción de los bienes y servicios que consumimos. Yo diría también, porque estoy convencido de ello, que es también misión de nuestras profesiones pensar nuestras intervenciones desde el paradigma de la sostenibilidad. Como profesionales responsables deben…debemos tener presente que no habrá crecimiento económico y social si no se considera a la par el cuidado del medio ambiente y que es nuestra responsabilidad para con las próximas generaciones, legar un ambiente sano.

Manifestaba en un acto la semana pasada, que los mejores embajadores de la UTN son ustedes, quienes poseen estos títulos por los que se esforzaron. La mejor forma de honrar a la UTN, es que en el ejercicio de sus profesiones la apuesta de sus decisiones sea por el bien común. Es a lo que aspira esta Universidad y espera la sociedad toda que sostiene la gratuidad universitaria.

Egresadas y egresados 2019, la UniversidadTecnológica Nacional renueva el contrato con ustedes, porque forman parte ahora del claustro de graduados y graduadas. Como decía antes, desde nuestra casa se ofrece una variedad importante de cursos de actualización y posgrados. Pueden integrarse a los proyectos de investigación, a la docencia, a la representación de sus colegas en el gobierno universitario. La institución necesita el proceso de vinculación con sus profesionales para que en la formación de estudiantes que recibimos cada año estemos a la altura de las demandas de nuestro medio, y son ustedes quienes mejor pueden dar cuenta de ellas.

Tengan confianza en ustedes mismos. No le tengan miedo al error. La equivocación también es una forma de aprendizaje que los ayudará para las siguientes experiencias que enfrenten. Crean en su inteligencia; úsenla para hacer mejores creaciones e innovaciones. Valoren su forma de hacer las cosas; por eso es tan cierto aquello de que el bosque estaría muy silencioso si sólo cantasen los pájaros que mejor lo hacen. Así se construyen las sociedades: colectivamente. Esa actitud necesita sobre nuestro país para lograr transformaciones que mejoren nuestra realidad económica y social.

Finalmente, quiero felicitar y agradecer a todos nuestro equipo de compañeros y compañeras de las áreas de extensión, de bienestar universitario, académica, de mantenimiento, a las maestras del jardín maternal, al Departamento de comunicación institucional. Son los responsables de la organización de esta colación. Nuestro agradecimiento  también, a la Escuela Normal y a la UADER que nos prestan este salón histórico.