Carrere: “Las crisis han permitido repensar, cambiar rumbos, abrir nuevas oportunidades”

281

En su discurso, pronunciado en la 37º Colación de esta casa de estudios, el decano Alejandro Carrere, destacó la tarea de toda la comunidad académica ante el desafío mayúsculo que significó hacer frente a una circunstancia histórica en este 2020. “La experiencia demuestra que nos volvemos resilientes ante las circunstancias que resulten adversas”, aseveró Carrere.  Lo que sigue es el texto completo que compartió el decano durante el acto realizado este viernes.

Ver la 37º Colación de UTN Paraná

Una colación es uno de los actos más importantes del año académico. En esta oportunidad, si bien tuvimos alguna duda sobre la realización de este agasajo, entendemos que resulta un imperativo destacar a quienes con su esfuerzo han logrado un objetivo importante como lo es graduarse en esta institución y contar por lo tanto con la formación para desempeñarse en la profesión que han elegido para el resto de sus vidas. A su vez el acto es un modo de saludar y resaltar la labor de aquellos miembros de nuestra comunidad que han cerrado un ciclo o cumplen 25 años de trayectoria en algún rol.

Esta colación coincide, además, con el 60º aniversario de la primera colación de la Universidad Tecnológica Nacional. Es importante rescatar este acontecimiento, porque luego de tantos avatares, seguimos siendo la universidad que aporta la mayoría de la matrícula en ingeniería de nuestro país.

ADVERSIDADES Y RESILIENCIA.

Hacemos este acto en situación de pandemia, lo cual implica que a diferencia de otras oportunidades hoy no están físicamente en este salón nuestros egresados y egresadas y tampoco sus familias, pero aun así creemos que no debemos perder la oportunidad de poder agasajar, de celebrar hechos trascendentes, de escucharnos, de acompañarnos y acompañar a los y las protagonistas de hoy. No resulta importante el formato de la ceremonia, sino el porqué.

Egresados y egresadas: ingresan a partir de su graduación a una etapa de la vida en la que el ejercicio profesional determina muchas decisiones y con ellas la configuración de un proyecto personal y familiar. Llegan a esta etapa en un escenario de extrema incertidumbre porque la pandemia está y seguirá teniendo efectos sobre todos los ámbitos: el social, el político, el económico, el cultural.

Yo sé que muchos de ustedes pueden sentir temor ante lo que nos pasa. Se que hay también una cuota de desánimo. Quiero decirles que los escenarios nunca fueron fáciles. Avancen ante lo desconocido con apertura mental, desafíen a esos miedos, empiecen a dar sus pasos, sin correr, pero sin detenerse. Cuando logran vencer los miedos, adquieren confianza, aprendizaje y claridad para lo que sigue. Les puedo decir como egresado en el año 2001, y también pueden afirmarlo quienes están aquí hoy y egresaron en 1995 -época en que muchos ingenieros tenían que ganarse la vida trabajando en otras profesiones-, que así como sucede en la vida en general, el desempeño profesional también tiene sus ciclos, buenos y no tanto. Que ustedes hayan logrado el objetivo de graduarse es una muestra de que han podido superarse: sabemos que no todos los que iniciaron este tránsito llegaron a destino.

En la profesión de la ingeniería desarrollamos las capacidades de adaptación a diferentes contextos, y la experiencia demuestra que nos volvemos resilientes ante las circunstancias que resulten adversas. No hay que perder de vista que la experiencia indica que las crisis en la historia han permitido repensar, cambiar rumbos, abrir nuevas oportunidades.

No quiero dejar de señalar que la educación universitaria gratuita de la que nos enorgullecemos es una gran herramienta que sin duda nos debe posibilitar el acceso al conocimiento en condiciones de igualdad de manera de no dejar a nadie atrás. Y vaya si esta institución aun en una de las circunstancias más difíciles de su existencia estuvo a la altura de las circunstancias garantizando ese derecho en este 2020.

A lo largo de este tiempo las acciones habituales de la Universidad, de fuerte componente presencial, se han visto modificadas.Venimos reconfigurando la Universidad, es una construcción de todos los días que dejará sus huellas en el tiempo por venir, y este proceso lo llevamos adelante entre todos y todas los que hacemos la UTN Paraná.

Para nosotros garantizar el acceso a la educación fue prioritario. Por eso, sin dilaciones, el 16 de marzo la facultad estaba dando sus clases en forma remota. En todas sus carreras, en todos los niveles, con el auxilio de sistemas de videoconferencias, de aulas virtuales y una serie de diferentes recursos tecnológicos que hace un tiempo ya teníamos a disposición de la educación, pero de los que hoy hacemos uso masivo. Seguimos tomando exámenes parciales y finales, hubo estudiantes que rindieron su última materia y por lo tanto se recibieron.

Nuestro apego a la institucionalidad ha implicado posibilitar –también con el uso de sistemas de videoconferencias- el funcionamiento de los consejos departamentales y directivo, dando muestra cabal de la plena vigencia de la democracia en la universidad.

Todas las funciones de carácter administrativo, prestaciones de la obra social y presentaciones a convocatorias de distinto tipo se pudieron organizar con operación remota: se da atención a los requerimientos de estudiantes, del personal, de quienes realizan capacitaciones de extensión por los canales virtuales. Para que esto sea posible hay gente detrás que realiza un gran trabajo y esfuerzo: a docentes, no docentes, a estudiantes, al equipo que me acompaña en la conducción, quiero manifestarles mi agradecimiento y felicitarlos.

Quiero decirles que para mí es un honor presidir la facultad en un momento tan difícil. Lo digo, porque esta entrega nos hace ver lo mucho que podemos hacer como conjunto y eso nos debe poner orgullosos. Es un tiempo de muchos problemas, y las pospandemia nos dejará seguramente muchos otros por resolver, pero la universidad está cumpliendo con uno de sus objetivos principales que es formar ciudadanía.

A pesar de esta situación inédita, la facultad siguió su marcha, dando continuidad a varias acciones ya comenzadas e iniciando nuevos proyectos.

BALANCE.

El programa de formación docente, que ya está en su tercer año, se ha centrado fundamentalmente en la capacitación en el uso de recursos tecnológicos para la enseñanza y el acceso a bibliotecas digitales habida cuenta de la suspensión del funcionamiento presencial de la biblioteca.

Se han organizado talleres de capacitación en género y violencia de género para todo el personal según lo dispuesto por la ley nacional 27499 –conocida como Ley Micaela- constituyéndonos en una de las primeras instituciones estatales en la provincia de Entre Ríos en cumplir con ese mandato.

Como miembros plenos del Polo Tecnológico del Paraná, acompañamos a la sanción de la ordenanza municipal de la creación del Distrito del Conocimiento, sector definido dentro del ordenamiento urbano de nuestra ciudad en el que se encuentra enclavado nuestro Centro de Fortalecimiento Académico. Este distrito está pensado para favorecer la radicación de empresas de base tecnológica en nuestra capital, y entendemos que esa pertenencia e interacción nos posicionará como referentes en temas de ciencia y tecnología para las empresas de innovación que apuesten por esa radicación. Aprovecho la presencia del rector para comprometerlo a acompañarnos en la gestión de recursos para la infraestructura de esa dependencia de nuestra facultad, que compartimos con la regional Santa Fe.

Seguimos apostando a la formación de recursos humanos en investigación: nuevamente este año se financió un programa de becas estudiantiles con recursos de la facultad. Sobre este aspecto nos habíamos fijado la meta de que todos los proyectos de investigación en vigencia contasen con la presencia de estudiantes, y así se logró en este 2020.

Considerando la función social de la universidad y la obligación de generar transferencias que tengan un impacto positivo,se ha realizado la convocatoria de proyectos especiales de Investigación COVID-19, orientada al estudio y desarrollo de equipamiento sanitario, sistemas de detección y estadística epidemiológica. La FRP reafirma su compromiso con la sociedad que la sostiene en el contexto de la crisis sanitaria.Contamos aquí con dos proyectos dirigidos por docentes de nuestra casa de estudios.

Estuvimos y estamos junto a estudiantes que tuvieron dificultades por la situación de crisis: la facultad ha otorgado becas de ayuda económica a través del programa especial COVID 19. Quiero expresar mi agradecimiento al Consejo Directivo por apoyar esta iniciativa.

Desde elextensionismo se están formulando nuevas respuestas acordes a la nueva realidad. Tenemos presente que la llamada virtualidad acorta las distancias, y con ello la presencia de la universidad se amplia y se diversifican las propuestas hacia el medio. Esto no nos hace olvidar la vinculación con nuestra región y las problemáticas en territorio: durante todo este tiempo se han desarrollado proyectos de extensión de interés social que fueron aprobados por el Consejo Directivo, y estamos articulando con la Facultad de Trabajo Social de la UNER para hacer realidad en poco tiempo más una acción de abordaje multidisciplinar que implique en nuestro caso, capacitar a personas en situación de vulnerabilidad en labores técnicas.

Quiero también destacar el trabajo en posgrado, manteniendo la matrícula y consiguiendo acreditar la Maestría en Minería de Datos y recuperar la Maestría en Ingeniería en Control Automático de la que hoy tenemos presencia del primer egresado.

Respecto de las tecnicaturas, se ha hecho un esfuerzo muy importante en el sostenimiento de la trayectoria de nuestros estudiantes. En el caso de la TU en Industrias Alimentarias, con el desafío de desarrollarla en una extensión áulica en su primer año: comenzamos el 9 de marzo con un pequeño acto que dio inicio al ciclo lectivo de la facultad  y una semana después estábamos con la virtualidad en curso. Aun con todas las dificultades que estamos teniendo es muy buena la respuesta de los jóvenes que han elegido a nuestra facultad.

LO QUE VIENE.

De cara al año que viene, se está organizando el inicio de la Tecnicatura en Operación y Mantenimiento de Redes Eléctricas, la Licenciatura en Enseñanza de la Matemática y nuevos posgrados, ya acreditadas algunas de estas propuestas y con aprobación de los cuerpos colegiados. Esto nos posibilita no sólo posicionarnos en determinadas áreas de formación, sino dar oportunidades laborales y de desempeño docente a nuestros egresados y al profesorado de la regional. Tenemos expectativas y esperanzas que podamos tener el retorno progresivo de actividades, en función de la situación de la pandemia. Estamos preparándonos para eso. Probablemente, y aun lo anterior, durante un tiempo importante debamos seguir con actividades remotas, y sin duda que la experiencia de este año nos permitirá seguir dando respuesta.

INGENIERÍA PARA LA PAZ.

La Universidad Tecnológica Nacional da cuenta con este acto de una de sus funciones más importantes: proveer de egresados y egresados con un alto nivel de calificación en áreas científico-tecnológicas.

Estamos en la era de la inteligencia artificial, donde la tecnología está presente en la forma de comunicarnos, en las construcciones inteligentes, en las industrias donde el trabajo humano es reemplazado por avanzadas tecnologías. Por ello sigue siendo necesario contar con técnicos y profesionales de la ingeniería: para entre otras cosas diseñar y dominar a esas tecnologías. Claramente el presente y el futuro están en el desarrollo de la ciencia, la tecnología, la ingeniería, y el uso que hagamos de ella en beneficio del bienestar de la humanidad.

No pierdan de vista colegas que se requiere pasión por el conocimiento, creatividad, innovación, sabiduría y un sentido ético y humanista, para hacer posible la prosperidad, la sostenibilidad, la equidad social, el espíritu empresarial, la transparencia, la participación de la comunidad, la ética y la cultura de calidad. Esto modernamente es hacer ingeniería para la paz. Es la responsabilidad que tienen, es el compromiso con la sociedad que sostiene a la universidad pública, gratuita, y agrego, de calidad.

A quienes forman parte de esta colación, la Universidad Tecnológica Nacional los recibe en el claustro de graduados y graduadas. Por experiencia les puedo decir que seguirán relacionados a esta casa de estudios, de diversas maneras: a través del posgrado, de la oportunidad de la docencia, de la participación en órganos de gobierno, en la lectura de una gacetilla de actividades. Es siempre necesaria esa vinculación y la Universidad se nutre de esa presencia por el aporte de la experiencia del quehacer del mundo profesional.

Como dije antes, las dificultades en su vida, en sus carreras como profesionales, siempre van a estar, no se pueden evitar. Lo importante es que las mismas puedan superarse a partir del conocimiento, del aprendizaje de situaciones anteriores, de construir esos molinos de viento que generen energía para seguir impulsando, para transformar, para seguir construyendo. Éxitos para todas y todos.

Para cerrar quiero felicitar y agradecer a todo el equipo de compañeros y compañeras de las áreas de Extensión, de Tecnologías de la Información y Comunicación, Académica, Administrativa, de Mantenimiento, a Bienestar Universitario, al  Departamento de Comunicación Institucional, a la FM Universidad. Son los responsables de la organización de esta colación.