Balance 2020: en un año incierto, la facultad logró fortalecer sus capacidades

284

En la última emisión del año del programa “La hora tecnológica” que se emite por FM Universidad (105.7) y conduce Marisel Satler, el decano de la UTN Paraná, Alejandro Carrere, formuló un balance sobre los desafíos que debió enfrentar la universidad en un año inédito. En ese marco, Carrere arribó a algunas conclusiones acerca de los modos en que la comunidad académica logró  cumplir sus objetivos fundamentales para seguir adelante con su tarea esencial, aún  en un contexto de incertidumbre y dificultades impredecibles.

“Si uno piensa en la misión de la universidad, en términos de que debemos formar profesionales, en nuestro caso, en los campos de la ingeniería, a través del dictado de las asignaturas, en sus componentes teóricas y prácticas, y que los estudiantes deben poder avanzar en sus estudios y por lo tanto debemos garantizar la composición de las mesas examinadoras, el objetivo está cumplido”, comenzó evaluando Carrere.

El decano aseveró en ese sentido que “el objetivo está cumplido porque el 16 de marzo, sin dilación, arrancamos las clases mediados por las plataformas de video conferencia, con inconvenientes lógicos de la sobrecarga de los servidores en que están alojados los campus virtuales y las conexiones de internet, cuestión que se fue subsanando con el paso del tiempo”. A su vez, señaló que “también se presentaron las dificultades lógicas en la asimilación de cada plataforma, pero esto se fue corrigiendo y la universidad puso a disposición plataformas de las mejores que podemos tener en este momento y ha hecho una inversión muy importante para que todos podamos cumplir nuestra función”.

Desde esa perspectiva, Carrere sostuvo que “la cuestión académica se cumplió, los exámenes finales se pudieron realizar, con modificaciones que fueron necesarias atento a que tienen otras características en esta modalidad. Y también se pudieron llevar adelante la presentación de proyectos finales para que los estudiantes se pudiesen recibir”.

El resultado concreto, puntualizó el decano, fue que 38 estudiantes contabilizando carreras de pregrado, grado y posgrado se pudieron recibir en 2020.  Lo que significa, en este contexto, “un número importante”, subrayó.

AMPLIACIÓN DE LA OFERTA ACADÉMICA.

La puesta en marcha de la Tecnicatura en Industrias Alimentarias, tanto como las acreditaciones de la Tecnicatura en Redes Eléctricas, la Licenciatura en Matemáticas o el Posgrado en Ingeniería Gerencial, resultan hechos reveladores en cuanto a la actitud de la gestión en un año de características inusuales.

De este modo lo evaluó el decano: “En el caso de las tecnicaturas se hizo un trabajo previo muy importante. Si bien corresponde a propuestas académicas que la universidad ya tiene aprobadas, hay que constituir el cuerpo docente, encontrar las instituciones que avalen esa propuesta y en este sentido por parte de esas instituciones hay mucha confianza en el trabajo que venimos desarrollando. También en este sentido, el área de posgrado ha tenido un desarrollo importante al haber recibido la acreditación en la Especialización en Ingeniería Gerencial que hace ya dos años se había presentado para su acreditación en la CONEAU y que significa llegar a un amplio número de egresados que estaban esperando esta propuesta”.

A modo de conclusión, Carrere sopesó que “completamos de esta manera un crecimiento importante pregrado y posgrado. Y seguimos cumpliendo cabalmente con el trabajo en nuestras carreras de grado y trabajando firmemente en lo que tienen que ver con el proceso de acreditación que de aquí a dos años tal vez tengamos que realizar. En función de eso hace tres años ya venimos trabajando en la capacitación docente en el paradigma de la formación en competencias, y este año trabajamos la formación en el uso de herramientas tecnológicas en el proceso educativo”.

VINCULACIÓN.

La UTN Paraná venía desarrollando pre pandemia un fuerte trabajo en el ámbito de la vinculación institucional. Los cambios de gestión en los ámbitos gubernamentales o sus distintas dependencias, señaló el decano, requirieron reencauzar la tarea.

“Hizo falta una agenda de re vinculación, perola facultad siguió estando presente en esos ámbitos, trabajando junto a Ciencia y Tecnología de la provincia y de la municipalidad, también nos ha convocado a la Vicegobernación para dar continuidad al programa de formación de agentes municipales y tuvimos presencia en el Polo Tecnológico de Paraná que ha tomado nuevo impulso”.

En ese sentido, señaló que “acompañamos la sanción de la ordenanza del Distrito Tecnológico, que se trata de un área urbana de Paraná en la cual se está promoviendo la radicación de empresas de base científico tecnológica y basadas en la economía del conocimiento. Es un área donde tenemos presencia porque allí está nuestro Centro de Fortalecimiento Académico en el Túnel Subfluvial y es una de las apuestas importantes para apuntalar la vinculación con empresas”.

EXTENSIÓN.

La UTN Paraná fue noticia en 2020 en medios regionales, en principio, por el modo en que logró llevar adelante sus actividades en el marco de la emergencia sanitaria y también por la resonancia de algunas de sus propuestas de extensión, en particular aquellas vinculadas al área de capacitación.

“Tuvimos que hacer una reconfiguración de los cursos entendiendo que hoy los destinatarios no están solamente en la ciudad, sino que podemos llegar a otras geografías”, comenzó diciendo el decano y señaló que “ha habido capacitaciones en idiomas en las que han participado personas de otros países de Sudamérica pero también de Estados Unidos”.

En esa dirección, ejemplificó Carrere, “el sábado pasado hicimos la despedida de la Diplomatura en Bioconstrucción donde hubo profesionales de varias provincias del país. Además, formulamos un acuerdo con la Facultad de Arquitectura de San Juan que puede abrir la puerta a futuros encuentros de vinculación en lo que tiene que ver con la investigación”.

Por otra parte, destacó el decano, una de las experiencias más positivas en el área de extensión fue llevar adelante una intervención de capacitación en labores técnicas para personas en situación de vulnerabilidad.

“Esto se hizo desde cátedras de la facultad, con participación de docentes, estudiantes y graduados. Este trabajo requirió la articulación con un equipo de la Facultad de Trabajo Social de la UNER, lo que implicó un abordaje multidisciplinar”, señaló.

BECAS E INGRESO

El esfuerzo por dar respuesta a las complejidades económicas que afectaron a estudiantes y sus familias para sostener los estudios universitarios, fue otra de las prioridades que debió afrontar la gestión en 2020. A través de la coordinación para que resulten efectivas tanto las becas provinciales, como las nacionales o las propias de la universidad; o reasignando, en los casos necesarios, becas de servicio como becas de ayuda económica y social, la facultad logró acompañar a decenas de estudiantes en una coyuntura muy difícil.

“Se trabajó muy a conciencia desde la Comisión de Becas y con esfuerzo desde la facultad hemos sumado becas de ayuda económica a partir de esta situación que afectó a muchos estudiantes”, remarcó Carrere.

Con respecto al Curso de Ingreso que se avecina, el decano confirmó que el dictado será medido por herramientas tecnológicas y contemplará nuevos contenidos, atendiendo la situación de los estudiantes que finalizaron la secundaria en 2020.

“La edición que comienza el 27 de enero del Curso de Ingreso se va a dictar de manera remota. Es una novedad, no digo un desafío porque ya la modalidad semipresencial que realizábamos hasta 2019 este año se hizo en formato de encuentros semanales y todo medios por tecnologías de la información y la comunicación, que por cierto dio muy buenos resultados”, comenzó diciendo el decano. Y por otro lado aseveró que “la experiencia en forma remota se va  replicar desde el 27 de enero con un dictado diario y con la incorporación de nuevos contenidos. Porque además de matemáticas, físicas e introducción a la vida universitaria, vamos a trabajar en sistemas de representación para estudiantes provenientes de escuelas no técnicas y en algunos módulos que tienen que ver con técnicas y metodologías de estudio:la realidad nos indica que ha sido un tanto dificultoso el tránsito por el último años de la secundaria y debemos atender esa situación”.

2021

Carrere observa que de acuerdo a la proyección de la situación epidemiológica se ha decidido en toda la UTN, que el dictado de clases del primer cuatrimestre de 2021 sea de manera remota, más allá de la posibilidad en la Regional Paraná –si la situación así lo habilita- de que se puedan realizar algunas actividades de manera presencial, con la aplicación de los protocolos correspondientes.

En ese marco, analizó el decano, “estamos viendo que la incorporación de la herramienta tecnológica es muy buena para el hecho educativo, hay muchas herramientas potentes que teníamos ahí, como el Campus Virtual, que no los utilizábamos. A partir de la nueva normalidad lo vamos a utilizar como una herramienta de complementación con el dictado presencial. El contacto con los estudiantes en ese encuentro presencial es, en gran medida, insustituible, pero lo que pudimos aprender en estos tiempos lo vamos a capitalizar cuando recobremos la presencialidad”.

Finalmente, Carrere dejó un mensaje de agradecimiento a toda la comunidad académica: “Teníamos un desafío enorme cuando empezó esta pandemia y podemos decir, sin temor a equivocarnos, que hemos cumplido los objetivos y para esto ha sido fundamental el compromiso de todos”. En el mismo sentido el decano se mostró optimista ante el comienzo del nuevo año y llamó a tener “muchas paciencia, porque lo que viene es todavía incierto, pero tenemos la confianza de que trabajando seriamente y con mucho compromiso, podemos lograr cada una de nuestras metas”.